lunes, 7 de marzo de 2011

El Verdadero Descanso

El acto de descansar es la acción que nos dice que hemos tenido una jornada en la que hicimos a lo largo del día diversas tareas, y llegamos a nuestro hogar con el deseo inmenso de encontrar el ambiente propicio para descansar el cuerpo y más importante aún, el alma. Hago énfasis en el alma, porque Jesús promete algo verdaderamente interesante y es “Venid a mi todos los que están cargados y trabajados, y yo os hare descansar, llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:28-29.

Jesús bien pudo haber dicho en la parte final, hallaréis descanso para vuestro cuerpo…pero no es así, porque El Diseñador de todo lo  que respira, sabe perfectamente que mientras no sepamos cómo dar descanso a nuestro interior, no va importar cuantas horas estemos apretando fuertemente nuestros ojos para tratar de quedar dormidos, eso puede ocurrir hasta las tres de la mañana con algo de suerte y el  agotamiento al día siguiente va a ser demasiado notorio y por ende nuestra creatividad se va a ver opacada por ese malestar físico y espiritual.
Sin embargo, qué pasa si alguien me dice que él no tiene ningún problema para descansar, que duerme delicadamente como un niño todas las noches, a esa persona le aseguraría que va a llegar por lo mínimo una noche en su vida que va a ser insierta, que los pensamientos de toda índole van a querer tomar el control de su mente, las ansiedades y preocupación se pueden aumentar el doble y solo vamos a escuchar ese terrible sonido del tic tac de las agujas del reloj, pero para la tranquilidad de toda la humanidad, existe una la solución que proviene de lo alto del cielo y es que las armas para contrarrestar lo anterior no van a ser de este mundo, sino que poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando todo argumento que se levanta en contra del conocimiento de Dios, y llevando todo pensamiento a la obediencia de Cristo. 2 corintios 10:4-5.


Sé que la palabra de Dios nunca se encuentra vacía, y más aún tengo esa certeza de que para cada problemas que tengamos, Dios es bueno y nos presenta una salida, sin intervenir en la decisión que tomemos, El solo está esperando con un rostro alegre aplaudirnos mientras ve que somos obedientes y que lo hacemos no porque seamos religiosos, sino por el amor a Jesús que sin ningún esfuerzo gobierna nuestra vida, y se obtiene gratuitamente con un acto humilde de Fe, es decir susurrarle al Maestro que lo necesitamos, ya que Dios no va a dar su preciado regalo de perdón a aquel que cree no necesitarlo.

Así que, el verdadero descanso no concierne a nosotros dárselo a nuestro cuerpo, sino a Dios dárselo a nuestro espíritu.

Yoiz Nuñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu comentario...!